Luego del análisis desarrollado sobre la accidentalidad laboral en el año 2018, se determinó que el último cuatrimestre fue el mas crítico dado que se incrementaron los índices de siniestralidad en referencia a los períodos anteriores.

Esta es una situación recurrente que suele repetirse cada año. Se adjudica al cansancio acumulado de todo el año y al acotamiento de los plazos de entrega de obras, con el agravante de ser un año electoral, lo cual trae aparejado mayor estrés, expectativas y emocionalidades de todo tipo.

Es por esto que recomendamos que se extremen las condiciones de seguridad laboral. A continuación mencionamos los accidentes más comunes en el rubro de la construcción:

Caídas al mismo nivel: un cuarto de los accidentes se producen por este motivo, tropiezos, choques y resbalones. Con las señalizaciones adecuadas y el calzado pertinente, estas caídas deberían evitarse.

Caídas de altura: estas caídas no sólo afectan al sector de la construcción, en el resto de ámbitos laborales las escaleras suponen un riesgo muy alto, por lo cual es preciso tener calzado apropiado,  arnés de cuerpo completo y cabo de vida.

Contactos eléctricos: más de 2.000 accidentes se producen al año por el contacto con la electricidad. El sector de la construcción es especialmente importante por la complejidad eléctrica que requiere y las mezclas entre bajas y altas tensiones. Tanto la revisión de los circuitos eléctricos como la utilización de guantes apropiados son fundamentales para la prevención.

Cortes y pinchazos: con las herramientas y los elementos propensos a producir cortes que existen en una obra, es crucial sustituir los elementos de protección personal gastados, organizar las tareas y tomar mayores recaudos en etapas superpuestas.

Además de las situaciones citadas, también debe tenerse en cuenta la sobrecarga muscular, ruido, fatiga mental y problemas pulmonares por respiración de productos tóxicos, todo lo cual debe ser debidamente prevenido por el Departamento de Seguridad e Higiene o Recursos Humanos mediante capacitación y control de prodecimientos. La seguridad es una actitud constante y una responsabilidad de todos.

PRS Consultora