Todo equipo de trabajo debe tener aplicar medidas de prevención por más simples que parezcan. Esto permite trabajar de forma segura y evitar accidentes con prácticas simples pero efectivas.

En el caso de la lluvia, poco recurrente en una provincia como Mendoza, se recomienda tener en cuenta lo siguiente:

Si no se puede suspender la actividad, se debe tratar de evitar la utilización de herramientas o máquinas de mano energizadas, resguardar del agua los generadores, duplicar las distancias de señalización como conos, vallas y cartelería considerando que se reduce la visibilidad y las distancias de frenado; en caso de zonas de excavación donde hay riesgo de desmoronamiento o derrumbe, se deben reforzar las medidas de contención; siempre exigir el uso de ropa refractaria, evitar transporte en moto o bicicleta, tomar mayores precauciones en zonas de escaleras, andamios y plataformas.

Estas simples medidas parecen obvias pero terminan salvando la vida de las personas. Ser conscientes de los riesgos y aplicar medidas preventivas es un trabajo de todos.