El equipo de protección personal utilizado por el trabajador en el desempeño de sus funciones, tienen como fin el prevenir lesiones o enfermedades en razón de las condiciones de riesgo del trabajo específico que realiza.

Los elementos de protección personal se emplean cuando no ha sido posible controlar los riesgos y han sido diseñados de tal manera que el trabajador no entre en contacto directo con el agente que origina el riesgo. Estos equipos no evitan el accidente, sólo evitan o minimizan la lesión.
Para que el equipo sea una verdadera barrera contra el riesgo directo que presentan los agentes físicos, químicos o biológicos, deben reunir los siguientes requisitos:

Calidad acorde con el riesgo.
Tamaño adecuado a cada usuario.
Entrenamiento y supervisión de uso correcto.
Mantención y reposición.

PROTECCIÓN DE LA CABEZA
Un casco de seguridad protegerá la cabeza contra golpes o penetraciones. Este casco deberá ser de un material de alta densidad como el ABS/ policarbonato. El arnés permite asegurar que ninguna parte del casco toque la cabeza del usuario y que esté bien colocado. Los cascos deberán inspeccionarse regularmente para comprobar que no tengan rajaduras, y deberán ser reemplazados inmediatamente en caso de sufrir un fuerte golpe. Los cascos no deben tener calcomanías ni estar pintados pues se podrían tapar los defectos.

PROTECCIÓN DE LA CARA Y LOS OJOS
Los ojos pueden sufrir daños en la superficie, el cristalino y la retina. Las causas más comunes de lesiones oculares son : los cuerpos extraños, las salpicaduras de productos químicos, partículas de metal o arenisca, luz infrarroja o ultravioleta. La forma más efectiva de protección ocular es el uso de las antiparras de seguridad fabricadas a los efectos del riesgo que se quiera prevenir. Hay diferentes tipos de antiparras. Por eso es muy importante que la persona que las vaya a usar se asegure que son las apropiadas para el trabajo que va a llevar a cabo. Aunque los visores y máscaras faciales brindan cierta protección al rostro es necesario usar las antiparras debajo de ellos, sobretodo
cuando haya riesgo de impacto.

PROTECCIÓN DEL CUERPO EN GENERAL
El cuerpo necesita protección contra los productos químicos, petróleo, grasa y también contra temperaturas extremas y contra el viento y la humedad. Las formas más importantes de protección son: los overoles térmicos o ropa interior para el frío, los overoles para protección contra la grasa y la suciedad, trajes especiales para el manejo de productos químicos corrosivos o tóxicos, y trajes
de agua para el clima húmedo o lluvioso. Para el manejo de materiales peligrosos (por ejemplo asbesto) se usarán overoles descartables. Es importante hacer notar que los trajes de agua no son apropiados para el manejo de productos químicos peligrosos.

PROTECCIÓN DE LAS MANOS
Los guantes y las manoplas brindan protección a las manos contra el frío, los cortes, las quemaduras, las temperaturas extremas, los productos químicos peligrosos y las corrientes eléctricas moderadas. Los guantes en general deberán tener palma anti-deslizante. Los guantes de goma o de plástico deberán tener un forro de algodón o de lo contrario deberán usarse con talco, para evitar la transpiración excesiva y una eventual dermatitis posterior.

PROTECCIÓN DE LOS PIES
El calzado puede ser diseñado para brindar protección contra golpes, cortes, pinchazos, productos químicos, temperaturas extremas, diferentes condiciones climáticas y corriente eléctrica. Los zapatos y botas con puntera de acero brindan protección contra los golpes, pero, al entrar en un lugar donde haya gas inflamable, deberá tenerse cuidado de no exponer al desnudo el metal. Si la puntera de acero se rompiera, el calzado ya no será seguro y deberá cambiarse. Las suelas de todo el calzado deberán chequearse regularmente para comprobar que no estén gastadas y así evitar resbalones cuando haya humedad.

PROTECCIÓN AUDITIVA
Las orejeras y/o los tapones para los oídos brindarán protección contra ruidos intensos. Las orejeras deberán ser cómodas y tener un ajuste perfecto con la cabeza. Los tapones para los oídos deberán ser descartables autorizándose su re uso en condiciones higiénicas apropiadas. Los tapones de algodón no brindan ninguna protección por lo tanto no deben usarse.

PROTECCIÓN RESPIRATORIA
Algunas máscaras y respiradores brindan protección contra pequeñas partículas o polvo. Los filtros deberán ser muy eficientes. Los cartuchos para gas pueden brindar protección si se usan con un absorbente apropiado. Existen límites de tiempo para el uso de estos equipos que está indicado por los fabricantes. En las áreas donde haya una concentración muy alta de polvo, vapores tóxicos o gases, la única forma de protección serán los aparatos de respiración de aire comprimido, con tubos de gas unidos a la máscara por medio de una línea de aire.